Abr05

Representan la Vía Dolorosa en la UAG

Como ya es tradición se realizó el Viacrucis en la UAG. 

Mas hoy cuando todos dicen

Que no tienes ni decoro,

Es cuando me gustas más:

Eres ¡el Divino Rostro!

así quiero que te pintes

en mis entrañas muy hondo,

con pinceladas de sangre,

de salivas y de polvo;

morado de bofetadas,

palidecido de oprobios.

Me enamoras como nunca

porque en tu cara conozco

todo el amor que me tienes

encendido y doloroso.

 

Esta fracción es parte del Romancero de la Vía Dolorosa, un magistral poema sobre la pasión y muerte de Jesucristo, escrito por el sacerdote tapatío Benjamín Sánchez Espinoza, cuyo seudónimo era Fray Asinello; Premio Jalisco en Letras en 1960 y fallecido en 2011.

El Romancero, en cuyo centenar de estrofas se meditan las 14 estaciones del Viacrucis, fue la base de la representación en estampas vivientes del camino de Jesús al Calvario, que año con año organiza la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG) en los días previos a la Semana Santa.

Alumnos de diferentes carreras hacen la representación de Jesús de Nazaret, la Virgen María, las mujeres de Jerusalén, el procurador, los soldados romanos y demás personajes. Los versos citados corresponden a la sexta estación, cuando el rostro de Jesús se estampa en el lienzo de la Verónica.

Las 14 estaciones del Viacrucis son las siguientes: I. Jesús sentenciado a muerte; II. Jesús se abraza de la cruz; III. Jesús cae por primera vez; IV. Jesús se encuentra con su madre; V. El Cirineo ayuda a cargar la cruz; VI. La Verónica enjuga el rostro de Jesús; VII. Jesús cae por segunda vez; VIII. Jesús consuela a las piadosas mujeres; IX. Jesús cae por tercera vez; X. Jesús es desnudado y abrevado con hiel y vinagre; XI. Jesús es clavado en la cruz; XII. Jesús muere en la cruz; XIII. Jesús es desclavado de la cruz y puesto en los brazos de su madre, y XIV. El cuerpo de Jesús es depositado en el sepulcro. El Romancero de Fray Asinello incluye un capítulo final en el que dedica, con delicada versificación, su obra a la Virgen María.

Mientras se realizaba el recorrido por las 14 estaciones, en la Plaza de Banderas de Ciudad Universitaria, un grupo de lectores recitó el poema y un coro entonó canciones sacras.

Una vez finalizado el recorrido, se declamó la oración “No me mueve mi Dios para quererte”, obra clásica del Siglo de Oro de España cuyo autor no está totalmente identificado; algunos la atribuyen a San Juan de la Cruz, otros a Santa Teresa de Ávila y otros escritores.

La celebración del Viacrucis de Estampas Vivientes de la UAG es un evento tradicional que organizan el Departamento de Arte y Cultura y el Decanato de Ciencia y Tecnología de la UAG.

Enviar:
Imprimir:
Descargar: