Galería de Fotos

Mensaje del Rector

Educación y Trabajo

Con el arribo del nuevo año 2017 llegan también situaciones que han generado asombro, incertidumbre e incluso otras emociones a las que no estábamos acostumbrados.

Nuevas realidades y desafíos se presentan no sólo en nuestro México sino prácticamente en el mundo entero.

Cambios y ajustes en materia económica y política parecen inminentes, ya casi están aquí.

El desarrollo sustentado en la globalización está siendo cuestionado por algunas naciones, y no precisamente por las más pobres sino por algunas de las más desarrolladas; ello, debido a la crisis económica generalizada que se manifestó a partir del año 2008.

Curiosamente, la globalización que hoy es cuestionada también lo fue hace casi tres décadascuando entró en vigor. Se advertía entonces que este modelo aniquilaría a las pequeñas empresas, que debilitaría a los gobiernos de las naciones, disminuiría los nacionalismos y culturas y generaría más desigualdad entre los países del hemisferio Norte y los del Sur, entre otras amenazas. Hoy, contrariamente, se cuestionan los intentos de limitarla o incluso de eliminarla.

A finales de los años ochenta aún se defendía el nacionalismo a ultranza; hoy, en cambio, ante algunos intentos de retornar a ese nacionalismo, se defiende erróneamente el paradigma de la “aldea global” que visualizó McLuhan.

Son tantos los intercambios económicos, políticos y culturales que han surgido en el periodo de plena globalización, y tan contundentes los cambios originados a partir del Internet y las nuevas tecnologías, que dar marcha atrás es ahora un panorama difícil y complicado. Lo que sí se puede hacer y además es conveniente, es mirar en retrospectiva para detectar los aciertos y las equivocaciones que han caracterizado a esta sorprendente etapa de la historia para hacer los ajustes pertinentes, teniendo como indiscutible prioridad la dignidad y el bienestar de las personas, en un marco de paz, desarrollo, equidad, respeto y cooperación de las naciones. No es posible adivinar, ni siquiera pronosticar cuáles serán los nuevos paradigmas económicos que resulten de este controvertido momento. Lo que sí queda fuera de la especulación es la necesidad de redoblar los esfuerzos en los campos dela educación y el trabajo. Los jóvenes deben prepararse a conciencia para incidir positivamente en la productividad, sustentabilidad y responsabilidad social tan pronto salgan de las aulas.

Los invito a seguir estudiando, investigando y trabajando en nuestro ámbito, en nuestra Universidad Autónoma de Guadalajara con una actitud responsable y optimista en este nuevo año que llega, ciertamente, cargado de retos y oportunidades.

ANTONIO LEAÑO REYES

Rector

Enviar:
Imprimir:
Descargar: